domingo, 16 de septiembre de 2012

Las ranas toro abandonadas


Nota del periodista Mauricio sabaj
http://mauriciosabaj.blogspot.com/

Las ranas toro, que se introdujeron para comercializar como alimento, no sólo escaparon de sus criaderos, sino que son las causantes de la extinción de sus congéneres en los ecosistemas en que se encuentran. “Si no se toman medidas provocarán pérdidas mayores”, dijo el licenciado en ciencia Gabriel Laufer, quien está trabajando en la investigación sobre este problema.
Esta rana, que llega a pesar 800 gramos, es una de las más grandes del mundo. Alcanza a medir 20 centímetros de la punta del hocico a la cloaca pero sólo sus patas estiradas llegan al doble de largo. Puede vivir más de 10 años, por lo que es considerada una especie longeva. Es buena saltadora y nadadora. Se alimenta de pequeños mamíferos, peces, aves de agua, insectos y otros anfibios. En la etapa de renacuajo, próxima a la metamorfosis, mide unos 10 centímetros de largo.

Es vector del hongo quitridiomicosis cutánea, que afecta a la piel de todas las especies de su género, pero al que ella es muy resistente. Según un informe realizado por un grupo de científicos integrado por Laufer, Andrés Canavero, Diego Núñez y Raúl Maneyro, publicado en la revista científica “Biological Invasions”, estas ranas frecuentemente tienen “alta densidad de población y la capacidad de invadir ambientes naturales facilita su potencial impacto en diferentes lugares a través de la depredación, competición y la modificación del hábitat”.
Sus espacios ideales son lagunas o tajamares en los que se mantienen toda la vida. Usan las aguas corrientes de ríos y cañadas para transportarse de un charco a otro pero no como sitios de reproducción.